Tenemos que hablar de las compras in-app (otra vez)

Tenemos que hablar de las compras in-app (otra vez)

Fue un tema candente en el mundo de la tecnología de consumo, pero es hora de volver a tratar el tema de las compras in-app. ¿Por qué? Porque la práctica no parece estar desapareciendo, y eso me preocupa.

Las compras in-app, es una de esas horribles tendencias de Internet que hemos llegado a aceptar como parte de nuestras vidas modernas y conectadas, a pesar del hecho de que parecen un poco más turbias (una práctica depredadora para obtener ganancias), con la que simplemente tenemos que vivir.

Durante años he convivido con las IAPs con un sentimiento que era, en el mejor de los casos, de ambivalencia. No me gustaba la práctica de dar a los consumidores algo "gratis" con la única intención de cobrarles la mayor cantidad de dinero posible más adelante, pero tampoco me molestaba. Solía pensar que los que caen en la trampa son más tontos.

Leía historias de un adolescente en Bélgica que gastaba 46.000 dólares en un juego móvil y se reía de estas familias ricas con límites de tarjetas de crédito sin fondo y niños rebeldes que no conocían el valor del dinero. Para mí, las compras in-app eran como las estafas por correo electrónico que ofrecían grandes sumas de dinero a cambio de tus datos bancarios. Son malas, obviamente, pero no son realmente indicativas de un problema más amplio que afecta a la sociedad.

Qué equivocado estaba...

Hoy en día, las compra in-app han evolucionado hasta convertirse en una fuerza dominante. El campo de los videojuegos móviles es quizás el más afectado, ya que las compras ya no están reservadas para los puzzles de jugadores ocasionales, han pasado a ser el alma de toda la industria. La práctica se ha extendido a los juegos de consola, en forma de cajas sorpresa, y el modelo del FIFA Ultimate Team.

Desde el punto de vista de los desarrolladores, tiene sentido. ¿Por qué cobrar por tu producto una única vez, cuando puedes cobrarlo infinitas veces? Después de todo, funciona. Observad las aplicaciones más rentables en la tienda de Google Play. Es como una lista de juegos con compras in-app.

AndroidPIT in app purchases game of war 05901
¡Compra más monedas, compra más monedas! / © NextPit

Pero los juegos no son el único campo en el que el modelo de compras in-app está floreciendo. Por ejemplo TikTok, la red social de vídeos cortos. Este mismo mes, el desarrollador Bytedance, con sede en Pekín, anunció que las compras in-app han aumentado un 222 por ciento. La aplicación está generando 18.900 millones de dólares en todo el mundo a partir de este tipo de compras, y eso sin incluir las ventas en tiendas Android de terceros. TikTok, que permite a los usuarios pagar por monedas virtuales que a su vez pueden ser canjeadas por regalos para dar a sus amigos online, es la tercera aplicación más instalada hasta la fecha en 2019, por detrás de las dos aplicaciones de mensajería de Facebook.

En este punto, es probable que os hayáis adelantado a la historia y hayáis notado que un artículo sobre esta forma desagradable de ganar dinero, que menciona las populares aplicaciones de mensajería de Facebook, está a punto de combinar los diversos elementos, y estáis en lo cierto. Como podéis imaginar, el imperio de Zuckerberg está involucrado en todo esto. En enero de este año, se descubrió que Facebook se había dirigido intencionadamente a los niños con juegos online en un intento de aumentar los ingresos, animando a los desarrolladores de juegos a permitir que los jóvenes gastaran dinero sin el permiso de sus padres, a menudo rechazando reembolsos cuando los titulares de las tarjetas de crédito enojados armaban un escándalo.

shutterstock 1217824741
TikTok está ganando dinero en efectivo gracias a las compras in-app. / © bangoland / Shutterstock

¿Una solución a la vista? No necesariamente

Apple, que también ha sufrido de aplicaciones fraudulentas que engañan a los usuarios para que autoricen pagos en el App Store, ha añadido una función que requiere que las suscripciones al App Store se confirmen mediante una segunda pantalla emergente (después de que se haya completado correctamente el Face ID o el Touch ID) como mínimo. Google también ha implementado una función que permite controlar los gastos en el Play Store. Sin embargo, ambas medidas parecen haber llegado demasiado tarde. La cultura de las compras in-app ya se ha establecido.

En The Elder Scrolls: Blades, el esperado juego móvil de los famosos estudios Bethesda, puedes pagar para saltarte las misiones secundarias. Así es, podéis descargar un juego y pagar para no jugarlo. ¿Por qué perder el tiempo jugando cuando se puede pagar más para avanzar más rápido?

¿Hasta este punto hemos llegado? Que el mundo pare, porque quiero bajarme.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS en NextPit

Recomendado por NextPit

3 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición
Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición

  • Un post muy interesante, muchas gracias.


  • Hay programas por los que uno paga anual y mensualmente pero que te dan unos servicios de interés, segun sea para lo que uses el smart, tablet o portail, como son los Música y Video en Streamig, luego están los de servicios en la nube si generas mucho fichero de cualquier tipo.. Y por supuesto los servicios de seguridad, que si bien los hay gratuitos, yo particularmente aconsejo servicios de mucha calidad y de renombre, que por desgracia son siempre de pago anual pero te garantizan en un tanto por ciento muy grande que tu tranquilidad (la seguridad total al 100x100 es imposible garantizarla) y en su defecto te ofrecen servicios de atencion directa extras por si tuvieras percance de algún tipo ademas de cubrirte todos o casi todos los gatched que poseas.

    Pero esos otros programas, como son los de muchísimos juego, de los mas populares que se me ocurren ahora el mismo CandyCraft (famoso por ser unsado por algunos políticos durante el desempeño de sus cargos), que segun vas pasando pantallas te pide que compres cosas, o mas vidas, o lo que les de la gana pocas cantidades de dinero, pero de forma continuada haciendo que al final el jueguecito, que de alguna manera es altamente adictivo, te cueste mas que un Ferrari. Es una practica simplemente deleznables, Luego estan esos otros con aplicaciones, que ya de entrada te cuestan un dinero, pero que luego te encuentras que llevan opciones sin activar, y si las necesitas debes de pagar por ellas diferentes cantidades, y ademas esas cantidades en muchos de esos programas son anuales, son todos ellos una panda de ladrones mafiosos.

    Luego se quejan amargamente si llegan los chicos malos de la zona oscura y les trastean las APP, osea, se las piratean y ademas van y hacen correr las mismas totalmente operativas, o te informan de como hacer para no pagar ni un céntimo y ademas bloquear de manera que los auténticos piratas ni se enteran que les has hakeado la APP. Y es que dicen que esos chicos son lo muy malos.. pero ya os digo yo que los malos son ellos y con mucho..

    Yo por supuesto no uso ni una de esas App.. pudiendo usar otras..


    • desgraciadamente mucha gente se enfadara de esto y dira, que gasta cada uno su dinero como quiere, algo completamente cierto y por ejemplo sin dolor a reconocerlo, eh gastado quiza al rededor de 3 mil 4 mil pesos dinero mexicano en pokemon go,
      y quiza unos 300 en BrawlStars, ademas de algunos casuales 300 en algun otro como war robots, que si bien en su momento parecia poco o nada, por que son transacciones de 20 pesos, 50, o maximo 200, despues de cierto tiempo haciendo cuentas, sin duda es dinero que pudo ser mejor invertido.
      sin duda habra quien gaste mas y por mucho y esta bien, pero hay que hacer algo de consciencia al rededor de este tema, hay empresas que ya se estan pasando de la raya,
      sin duda el pay 2 win es un modelo de negocio muy exitoso, en war robots un robot esta en al rededor de 1700 pesos mexicanos

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición